Comprador vs. consumidor,
¿a quién vendo?

Comparte este artículo en tus redes sociales:

Una cosa tenemos clara, las empresas producen y/o adquieren bienes y servicios para ponerlos a la venta y en disposición de aquellos que conforman el mercado. Más concretamente a su mercado objetivo. Este está formado por un conjunto de personas y/o entidades con una serie de características comunes que la hacen idóneas para adquirir o usar el producto o servicio puesto a la venta.

Seguramente lo has pasado por alto. En el párrafo anterior había un par de palabras muy interesantes: “adquirir o usar”. Solemos dar por hecho que aquella persona que compra es la misma que usa el producto o servicio que ha adquirido. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así. Es más, encontramos dos términos diferentes para cada caso: comprador consumidor. Una misma persona puede ser comprador y consumidor a la vez, pero en otras ocasiones, serán agentes diferentes.

¿Quién es el comprador?

Comprador es la persona que compra o adquiere de un vendedor un bien o servicio. El comprador puede ser una persona física o una entidad jurídica. Esta persona se pone en contacto de forma activa con el proveedor, independientemente de la vía que tome (tienda física, telemática, online…).

Por ejemplo:

  • Un señor que acude a una panadería a comprar una barra de pan.
  • Una start up que adquiere un dominio de internet en el que enlazará su página web.

En ambos casos, los agentes (el señor y la start up) se ponen en contacto con los proveedores y se les hace entrega de una cantidad de dinero (precio) para realizar el intercambio.

Entonces, ¿qué pasa con el consumidor?

El consumidor es la persona que hace uso del producto o servicio. Pero no por ello ha tenido que haberlo comprado activamente. Esta es la persona que vive la “experiencia de usuario”.

Por ejmplo:

  • La familia del señor que se comen la barra de pan pero no la han comprado.
  • El ejemplo clásico: los productos de bebes o los juguetes, que son adquiridos por los padres (por lo general) pero los usan los hijos.

¿Y esta diferenciación entre consumidor y comprador, por qué es importante?

Para las empresa, es muy necesario saber quién compra y quien usa el producto, si son la misma persona o no. La estrategia de marketing que se empleará es diferente:

Los juguetes tienen que ser llamativos para que los niños se fije en ellos. Pero también debe tener recomendaciones y normas de seguridad para que los padres comprueben que es seguro para sus hijos.

Como empresa, tenemos que conocer nuestro mercado, como funciona, sus gustos, acciones y pensamientos. Esto nos dará la clave de cómo debemos trabajar y que estrategias y acciones desarrollar.

Comparte con el mundo:

Copyright © 2018 Compañía de Marketing – Diseño de Compañía de Marketing

Scroll Up